Marihuana: ¿Tan inofensiva como parece?

designed by Freepik.com

designed by Freepik.com

El uso de la marihuana es milenario y en algunas sociedades aún persisten connotaciones rituales. Hoy —después de ser identificada como droga psicoactiva adictiva y de ser objeto de restricciones y prohibiciones en siglos recientes— la marihuana ha recuperado considerable aceptación social en muchos países y su consumo viene aumentando a un ritmo acelerado.

Esta actitud de tolerancia que se consolida a nivel mundial tiene que ver con cinco fenómenos que se refuerzan mutuamente:

  • El primero, la percepción de que las políticas públicas frente al consumo de drogas basadas en el control policivo y punitivo han fracasado.
  • El segundo, que la consecuente legalización y regulación de usos “recreativos” y “medicinales” son interpretadas en el subconsciente individual, social y de la opinión pública como indicaciones del supuesto carácter inofensivo de la marihuana.
  • El tercero, que —de forma similar— la validación de usos terapéuticos y paliativos por parte de sectores de la comunidad médica son identificados con propiedades benéficas para la salud humana.
  • El cuarto, que el enorme e inmediato potencial económico de la apertura de mercados legales para la marihuana lleva a muchos responsables de diseñar y ejecutar políticas públicas a subestimar los posibles impactos negativos que puede tener la expansión descontrolada del consumo de marihuana.
  • Y el quinto, la poca difusión de información científica rigurosa sobre los efectos para la salud que puede tener el consumo de Tetrahydrocannabinol o THC, principal agente psicoactivo de la marihuana.

En cualquier caso, hoy contamos con suficientes indicios científicos de que el consumo de marihuana puede tener diversas consecuencias para la salud. Por ejemplo, si bien limitada, la literatura científica sobre marihuana y tiroides muestra que sí hay relación con la alteración de su función y que en algunos casos puede esta alteración ser permanente. Así mismo, existe evidencia sobre impactos cardiovasculares, cognitivos, respiratorios, y en el embarazo, la lactancia y el desarrollo fetal, entre muchos otros.

¿Es entonces la marihuana tan inocente como parece?

GENERALIDADES DE LA MARIHUANA

Con variados nombres y denominaciones se conoce a la planta de cannabis. El mas común es marihuana (marijuana para los americanos), nombre de origen azteca que significa “atrapado en el consumo”. El compuesto mas conocido de la planta es el Tetrahidrocanabinol (THC), al que se atribuyen los efectos psicotrópicos (alteración mental), pero tiene mas de 400 sustancias químicas diferentes y dentro de los canabinoides hay mas de 100 de ellos identificados a la fecha. Son derivados del difenilo y benzopireno. Otros compuestos importantes son los alcaloides como la nicotina y la tetracanabina. También posee ceras, aceites esenciales, alquitrán, terpenos, esteroides, compuestos nitrogenados, amoníaco, monóxido de carbono, acetona, benzolpirina, benzaltraceno. Muchas de estas sustancias están en mayores concentraciones que en el cigarrillo y son irritantes pulmonares y causantes de cáncer pulmonar y otros tipos de cáncer como el cigarrillo.

La marihuana actual tiene mayores concentraciones de THC respecto a la que se consumía en el siglo pasado. Factores ligados a la producción industrial, manipulación genética y semillas seleccionadas, ha hecho que se cultive marihuana con mayor concentración de THC. Así mismo se aprovecha toda la planta, raíz, tallo, hojas. La resina de la planta femenina tiene concentraciones mayores de THC y otros canabinoides, es así como de concentraciones de 3 a 10 mg/cigarrillo en los años 70, puede llegarse hasta concentraciones de 60 a 200 mg o aún sobre 300 mg si se usa la resina, hoy en día.

La forma habitual de su uso es fumada, inhalada por cigarros armados por los mismos usuarios, lo cual hace que según el tamaño la concentración sea muy variable. La marihuana se usa también por vía oral en alimentos. Debido a que se ha convertido en una verdadera industria y su uso es permitido en varios países se presenta en pasteles, tortas, hashís (que aprovecha la resina aceitosa) y hasta en sofisticados platos de restaurante. Además se están diseñando todo tipo de dispositivos para usarla en forma de vaporización.

Planta de marihuana

Planta de marihuana

DISTRIBUCIÓN DE THC EN EL CUERPO.

Después de una dosis simple de marihuana fumada se alcanzan altas concentraciones en sangre y entre 5 y 10 minutos empiezan los efectos cerebrales. Puede entonces presentarse alucinaciones, distorsión auditiva, visual, disminución de motricidad, euforia, etc. Esto es debido a que hay receptores específicos llamados canabinoides CB1 con concentraciones elevadas en cerebro. Los receptores CB2 están localizados en otros tejidos y tienen su mayor acción sobre el sistema inmune.

Una vez alcanza elevadas concentraciones en la primera hora hay una disminución progresiva pero aún después de 120 horas se encuentran niveles cerebrales significativos. El THC y otros canabinoides se acumulan y depositan por tiempo prolongado en la grasa corporal, por lo cual dura tiempo largo su eliminación que se efectúa 65% por vía fecal y el resto por vía renal. Los efectos de dosis repetidas son más prolongados y duraderos. Hay metabolitos de THC que una vez metabolizados en hígado tiene propiedades psicótropas.

La dosis oral tarda más en aparecer sus efectos, pero a la media hora ya hay efectos tóxicos y también duraderos.

En un estudio en pilotos se dio una dosis de marihuana inhalada y se les puso en un simulador de vuelo. Hasta 24 horas después tenían distorsión de la realidad, freno psicomotor y disminución de habilidades mentales. Esto ratifica la duración de los efectos. Más grave aún es que los pilotos no fueron conscientes de esta pérdida de habilidades. Ha habido accidentes que comprometen pilotos que han usado marihuana horas antes de volar.

 

EFECTOS PSICOTRÓPICOS

Este es el campo mas estudiado y más preocupante a largo plazo en usuarios habituales de marihuana. Utilizando técnicas de escanografía y resonancia magnética cerebral mirando directamente el compromiso de áreas específicas del cerebro como núcleo accumbens, áreas de corteza pre-frontal, hipocampo, ganglios basales y cerebelo se ha logrado explicar muchos de los efectos a corto y largo plazo de la marihuana. Nombraremos los más relevantes.

El estímulo de receptores CB1 cerebrales activa circuitos y a nivel de área pre-frontal produce euforia y sensación de fantasía. Así mismo el uso continuado produce efecto de recompensa y es responsable en gran parte de la adicción que produce la marihuana.

Otros efectos agudos como alteración de movimientos y control de postura se producen por estímulo de receptores en ganglio basal. En cerebelo donde hay coordinación de movimiento se altera y se presenta pérdida del equilibrio.

Efectos agudos sobre memoria se produce por estímulo del hipocampo.

Entre mas joven inicie la persona el uso de marihuana mas riesgo de adicción y efectos cerebrales crónicos. Depresión a largo plazo, ideas suicidas y en personas susceptibles se puede presentar mayor tasa de esquizofrenia.

Estudios recientes muestran disminución de la función intelectual medida en parámetros como capacidad de aprendizaje y retención de lo aprendido, memoria, deterioro en el discernimiento y en motricidad fina. La persona pierde cociente intelectual y disminuye rendimiento. En mediciones cuantitativas se ha visto disminución hasta de 8% en cociente intelectual.

Por otro lado hay mayor deserción escolar y laboral y aumentan los riesgos de agresividad y comportamiento antisocial.

El uso recreativo se asocia a mayor riesgo de accidentes laborales en personas que manipulan maquinaria y accidentes fatales de tránsito.

Personas con problemas mentales son 7 veces más susceptibles de utilizar marihuana y presentar reacciones psicóticas directamente relacionada a su uso.

Velocidad psicomotora, ideación ilógica, pobre desempeño escolar, atención disminuida, pérdida de memoria verbal y habilidad de planeación han sido definidos como efectos comprobados del uso cotidiano de marihuana.

EFECTOS CARDIOVASCULARES

Los efectos cardiovasculares han sido reconocidos desde los años setenta cuando como dijimos la marihuana tenía menos concentración de THC y otros canabinoides. La marihuana actual, más concentrada, más frecuentada es posible que se detecten mayores eventos cardiovasculares. En países donde es obligatorio reportar el ingreso de pacientes a urgencias, si son usuarios de drogas ilícitas pues los tienen censados, se detectan con mayor frecuencia eventos cardiovasculares.

La marihuana aumenta la frecuencia cardíaca de 70/minuto hasta 100-140/m.

Simultáneamente aumenta la presión arterial y puede provocar sobrecarga aguada e isquemia del miocardio. Es causa de infartos. Un reciente artículo reporta que aumenta el riesgo de infarto del miocardio (IM) en la hora siguiente al consumo y el uso crónico lo multiplica, con mortalidad aumentada. Esto se presenta en personas jóvenes. Los casos de IM han aumentado.

Por inducir isquemia cerebral también produce Accidentes Cerebrovasculares, algunos fatales con prevalencia mayor en jóvenes.

La incidencia y prevalencia de enfermedad arterial periférica con obstrucción y necrosis en miembros inferiores también se ha aumentado.

Un ejemplo nos sirve para ver riesgos. Pacientes diabéticos con neuropatía periférica serían candidatos a uso de marihuana pues ese es un argumento que utilizan quienes preconizan el uso médico, su utilidad en neuropatía periférica. Pero el paciente diabético por definición es un paciente de alto riesgo cardiovascular, sería irresponsable indicarle su uso sabiendo los efectos deletéreos. Hay más ejemplos por supuesto.

EFECTOS SOBRE EL EMBARAZO Y LACTANCIA.

Por ser droga de uso predominantemente en jóvenes es frecuente el uso en mujeres en edad de procrear.

El THC produce efectos sobre el embarazo y el feto que se traducen en mayor tasa de abortos, partos prematuros, bajo peso al nacer y recién nacidos con retardo de crecimiento y cambios de comportamiento representados en la relación madre-hijo.

En la madre lactante produce menor deseo de lactancia y por pasar a la leche materna efectos deletéreos sobre el niño que pueden ser permanentes y relacionados a aprendizaje, motricidad y comportamiento social.

MARIHUANA Y PROBLEMAS PULMONARES.

La posibilidad de bronquitis crónica, enfisema y bulas aumenta pues al ser inhalada se absorben sustancias irritantes pulmonares que llevan a patología crónicas pulmonares.

Por otro lado, aunque se ha tratado de minimizar el impacto sobre el cáncer pulmonar, ha sido comprobado que sustancias nombradas al principio del artículo tiene capacidad de inducir cambios celulares de metaplasia primero y anaplasia posterior, llevando a cáncer pulmonar.

EFECTOS SOBRE SISTEMA ENDOCRINO.

El uso habitual puede disminuir libido y alterar la función de endocrina. Respecto a tiroides se han efectuado estudios que muestran alteración de función tiroidea tanto a nivel de la producción del TSH a nivel hipofisiario como a nivel de alteración de la glándula tiroides, sobre todo en personas susceptibles por tener la marihuana efecto sobre el sistema inmune y como sabemos la glándula es muy sensible a ataque autoinmune por anticuerpos contra ella misma.

OTROS EFECTOS

Conjuntivitis crónica irritativa, gingivitis crónica, aumento de crímenes violentos, son otros efectos del uso continuado de marihuana.

PREOCUPACIONES DEL MEDIO AMBIENTE

Como hay una industria alrededor de la marihuana y su cultivo y actualmente es menos penalizado ese cultivo y su comercialización hay una preocupación de ambientalistas y ecologistas por el posible deterioro en el ambiente debido al uso de fertilizantes, venenos para plagas, aguas de consumo utilizadas en riego, contaminación por hongos y bacterias de las plantas que a largo plazo puedan afectar a los individuos y al planeta. Así mismo que debido a la alta rentabilidad económica del cultivo de marihuana se reemplacen cultivos tradicionales menos rentables con consecuencias para la producción de alimentos.

INQUIETUDES SOBRE LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA

Hay una creciente inquietud en la comunidad científica sobre la despenalización y legalización de la marihuana como medicamento primero y consecuentemente como recreación.

Es difícil de entender la actitud complaciente de las entidades nacionales y mundiales de regulación y patentes de medicamentos, que parecen ser muy estrictas con medicamentos potencialmente eficaces y laxas con la marihuana. Es primera vez en la historia que una planta fumada se aprueba para uso médico sin estudios que la avalen. Otra cosa sería que sus productos o algunos de ellos luego de estudiados y sometidos a estudios controlados, doble ciego, aleatorios, se compruebe su eficacia , tolerabilidad y que sus efectos secundarios sean menores y que valorado riesgo beneficio, este último predomine sobre ellos. Este es el caso del canabidiol y el canabinol que están aprobados como medicamentos en algunos países para patologías específicas como cuadros convulsivos, esclerosis múltiple y algunas neuropatías.

El uso en náuseas, glaucoma, dolor debe ser sometido a estudio y no a reportes anecdóticos. Para reputados especialistas en estas áreas y toxicólogos, en estas patologías la marihuana no ha mostrado mayores ventajas que los medicamentos convencionales ya formulados para ellas.

Como fue expuesto son más de cuatrocientos sustancias, en su mayoría tóxicas y de comprobada acción deletérea que entran al organismo.

El hecho de considerar la marihuana como medicamento le hace perder la connotación de droga peligrosa y de hecho los jóvenes han asociado que su uso es libre de riesgo y por esto el uso llamado recreativo ha aumentado alarmantemente. Si es buena como medicamento, ¿porqué habría de ser mala como recreación?, es el mensaje que se infiere de esto.

La industria de la marihuana ha aprendido lecciones de la industria del tabaco y tiene gran capacidad de penetración entre los posibles usuarios, los jóvenes. Con una ventaja, la comercialización vía internet, la cual es mas difícil de controlar y regular. Además se apoyan en el concepto de que es progresista la actitud hacia la legalización de su consumo.

CONCLUSIÓN

En conclusión se debe ser más riguroso con el uso ampliado de la marihuana, y se debe hacer estudios farmacológicos sobre compuestos específicos que potencialmente puedan ser utilizados como medicamentos luego de cumplir los pasos de estudio aplicando el método científico y ahí sí liberando el uso de tales compuestos.

La marihuana no es, entonces, tan inofensiva como parece.

Dr. HÉCTOR MARIO RENGIFO C.
ENDOCRINÓLOGO

Twitter @RengifoMD

BIBLIOGRAFÍA

Annas GJ. Medical Marijuana, physicians, and state law. NEJM. 2014; 371: 983-985

Ashton CH. Pharmacology and Effects of Cannabis: a Brief Review. British Journal of Psychiatry. 2001; 178: 101-106

Borgelt LM, Franson KL, Nussbaum AM, Wang GS. The Pharmacologic and Clinical Effects of Medical Cannabis. Pharmacotherapy. 2013; 33: 195-209

Bostwick JM, Reisfield GM, DuPont RL. Medicinal Use of Marijuana. NEJM. 2013; 368: 866-868

Brown TT, Dobs AS. Endocrine Effects of Marijuana. Journa of Clinical Pharmacology. 2002; 42 Suppl.: 90s-96s

Choo EK, Benz M, Zaller N, Warren O, et al. The Impact of State Medical Marijuana Legislation on Adolescent Marijuana Use. J Adol Health. 2014; 55: 160-166

Desbois AN, Cacoub P. Cannabis- Associated Arterial Disease. Annals of Vascular Surgery; 2013. 27:996-1005

Filbey FM, Aslan S, Calhoun VD, et al. Long-term Effects of Marijuana Use on the Brain. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 2014; 111: 16913-16918

Fisher AS, Withfield_Gabrieli S, Roth RM, Brunet MF, Green AI. Impaired Functional Connectivity of Brain Reward Circuitry in Patients with Schizophrenia and Cannabis Use Disorder: Effects of Cannabis and THC.

Schizophrenia Research. 2014; 158: 176-182

Gilman JM, Kuster JK, Lee S, et al. Cannabis Use Is Quantitatively Associated with Nucleus Accumbens and Amygdala Abnormalities in Young Adult Recreational Users. J Neurosci. 2014; 34: 5529-5538

Herning RI, Betheer W, Cadet JL. EEG of Cronic Marijuana Users During Abstinence: Relationship to Years of Marijuana Use, Cerebral Flow and Thyroid Function. Clinical Neurophysiology. 2008; 119: 321-331

Kahan M, Srivastava A. New Medical Marijuana Regulations: the Coming Storm. CMAJ. 2014; 186: 895-896

La Marihuana. Drug Facts. NIDA, NIH. Mayo de 2013

Meier MH, Caspi A, Ambler A, et al. Persistent Cannabis Users Show Neuropsychologycal Decline from Childhood to Midlife. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2012: E2657-E2664

Mittleman MA, Lewis RA, Maclure M, el al. Triggering Myocardial Infartaction by Marijuana. Circulation. 2001;103: 2805-2809

Rezcalla S, Kloner RA. Recreational Marijuana Use: Is it Safe for Your Patient?

J Am Heart Assoc. 2014; 114: 1-3

Richter KP; Levy S. Big Marijuana-Lessons from Big Tobacco. NEJM. 2014; 371: 399-401

Sibbald B. Marijuana smoke hazardous, says CMA, plus more news from the anual meeting. CMAJ. 2014; 186: E517-518

The Dangers and Consequences of Marijuana Abuse. U.S. Department of Justice. Drug Enforcement Administration. May 2014: 1-45

The Legalization of Marijuana in Colorado. The Impact. A Preliminary Report. Vol 1: August 2013

Thonas G, Kloner RA, Rezkalla S. Adverse cardiovascular, Cerebrovascular, and Peripheral Vascular Effects of Marijuana Inhalation: What Cardiologist Need to Know. Am J Cardiol. 2014; 113: 187-190

Volkow ND, Baler RD, Compton WM, Weiss S. Adverse Health Effects of Marijuana Use. NEJM. 2014; 370: 2219-2227

Wilkinson ST, D’ Souza DC. Problems with the Medicalization of Marijuana. JAMA. 2014; 311: 2377-2378

Warner T, Roussos-Ross D, Behnke M. It´s Not Your Mother´s Marijuana: Effects on Maternal-Fetal Health and Developing Child. Clinics of Perinatology. 2014; 41: 877-894

Whitehill JM, Rivara FP, Moreno MA. Marijuana-using drivers, alcohol-using drivers, nd their passengers: prevalence and risk factors among nderage college students. JAMA pediatrics. 2014; 168: 618-62

2 comentarios en “Marihuana: ¿Tan inofensiva como parece?

  1. Hola, buenas noches, leí gran parte de su texto, y quisiera entonces realizarle una cuestión, es posible que detonar hipertiroidismo por una intoxicación de marihuana?

    • La marihuana tiene efectos intrínsecos sobre tiroides y demás glándulas endocrinas ya que tiene acciones a nivel de hipotálamo y sistema límbico donde también se producen hormonas que regulan tiroides, suprarrenales y otras glándulas endocrinas como ovarios, etc. Modifica el sistema inmune y aumenta posibilidad de enfermedades autoinmunes, como son las de tiroides. La marihuana tiene además efectos sobre el sistema cardiovascular, aumentando la presión y la frecuencia cardíaca. En personas susceptibles todo esto puede ser el gatillo que dispare un proceso de hipertiroidismo. Lo que Usted bien llama detonar y hacerlo más evidente y sintomático.

Preguntas sobre esta entrega

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s