Cáncer de Tiroides

Una breve introducción al cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es el tumor maligno endocrino más frecuente. Su aumento se debe en parte a que han mejorado los métodos de diagnóstico y a que la frecuencia del cancer esta aumentando.

Generalmente se detecta por el aparecimiento de un nódulo que es notado por el paciente o su familia o el médico en un examen que puede ser por otros motivos.

Debido también al mayor uso de la ecografía tiroidea también se detectan actualmente nódulos pequeños, algunos menores de un centímetro. Hay criterios ecográficos de sospecha de la posibilidad de que un nódulo sea maligno y ante la sospecha el paciente se envía a la llamada citología aspirativa con aguja fina, que dice con alto grado de precisión si la sospecha se confirma.

El paciente también puede tener un examen como escanografía o resonancia nuclear magnética del cuello por algún motivo diferente y detectar un nódulo Tiroideo. A esto se le denomina incidentaloma, por ser un hallazgo incidental. Todo paciente con incidentaloma se lleva a ecografía y si hay sospecha se le realiza biopsia con aguja fina.

El tratamiento es quirúrgico y se efectúa en general la llamada tiroidectomia total, que consiste en la extracción de toda la tiroides. Según el resultado de la patología, el tamaño, la extensión del tumor y la presencia o no de metástasis se decide terapia complementaria con dosis variables de Yodo-131.

Esta decisión es tomada en conjunto por el medico tratante, el cirujano de tiroides y los médicos de medicina nuclear según protocolos existentes y se plantea al paciente y su familia.

El pronóstico del cáncer de tiroides en su modalidad papilar, la cual es la más frecuente, es muy buena y la calidad de vida y sobrevivencia es excelente. El paciente debe permanecer en control con dosis usualmente más altas que las usadas para tratar un Hipotiroidismo convencional.

 Todo lo anterior, como se ha indicado, debe ser discutido y decidido por el paciente, sus médicos tratantes y su familia en conjunto.

El paciente no debe abandonar sus controles ni aumentar o disminuir la dosis de hormona tiroidea sin autorización de su médico  pues puede implicar la diferencia entre permanecer bien o  la posibilidad de presentar complicaciones posteriores.

Dr. HÉCTOR MARIO RENGIFO C.
ENDOCRINÓLOGO

Twitter @RengifoMD

Podrás encontrar más información sobre el CÁNCER DE TIROIDES en las entregas periódicas que hace el Dr. Rengifo a través de videos y artículos publicados en este sitio web. Para consultar esas entregas accede al archivo ubicado en la parte inferior de esta página.