Hipertiroidismo

El hipertiroidismo en breve

Hipertiroidismo se refiere al exceso de función de la glándula tiroides, es decir hay producción exagerada de hormona tiroidea. Como en el Hipotiroidismo existen causas variadas de hipertiroidismo, pero de nuevo la causa más frecuente es autoinmune y se caracteriza por  la producción  de anticuerpos que hacen funcionar de más la glándula con  consecuencias dramáticas para la salud.   Se conoce en la literatura médica como enfermedad de Graves, en honor del médico irlandés Robert James Graves, por sus descripciones de la enfermedad en el siglo XIX. El Hipertiroidismo es más frecuente en mujeres que en hombres y aunque generalmente se presenta en mujeres jóvenes, también puede aparecer a cualquier edad.

Presentación y diagnóstico del hipertiroidismo

El hipertiroidismo es generalmente muy sintomático. Se presenta con pérdida de peso, sudoracion   excesiva, nerviosismo, insomnio, diarrea, temblor de manos y sensación de palpitaciones o taquicardia con asfixia a esfuerzos aún pequeños.

La paciente se nota inquieta y al examen su piel es caliente, lisa y sudorosa. Presenta taquicardia con frecuencia cardiaca que puede ser mayor de 100 pulsaciones por minuto. Se encuentra temblor de extremidades y los reflejos están exaltados. Hay signos de adelgazamiento y generalmente hay un bocio que es grande, a ambos lados y en ocasiones ocupa gran parte del cuello.

La mirada es asustadiza y con una frecuencia cada vez mayor se acompaña el exceso de función de tiroides con una alteración ocular llamada oftalmopatía de Graves o exoftalmos. Consiste en grados variables de hinchazón en los ojos con sensación de arena, ojos congestivos, rojos y aumento del tamaño del globo ocular. Es necesario siempre registrar esto con el grado de compromiso, ya que en ocasiones es severo y requiere tratamiento especial.

El diagnóstico se basa en el cuadro clínico y en la presencia de T4 alto con TSH muy bajo, en niveles que llamamos suprimidos. Es tanta la producción de hormona tiroidea que consigue suprimir a la hipófisis para que no produzca TSH.

Tratamiento del hipertiroidismo

Hay tres modalidades de tratamiento pero una de ellas, la cirugía se utiliza en pocas oportunidades. De las otras dos modalidades la preferencia la marca la experiencia del endocrinólogo o del centro médico o institución y lógicamente esto se debe plantear al paciente para que finalmente decida en conjunto con el especialista y su familia el tipo de tratamiento ya que ninguno de los dos esta exento de efectos colaterales y algunas contraindicaciones. Las dos modalidades son: tratamiento con medicamentos o tratamiento con Yodo-131.

El tratamiento farmacológico consiste en dar medicamentos orales, Metimazol o Propiltiouracilo para frenar la tiroides y un medicamento llamado beta bloqueador, el modelo de los cuales es el propranolol, para frenar los síntomas de taquicardia, sudoración y temblor de manos, entre otros. El Propiltiouracilo es usado únicamente en primer trimestre de embarazo. El Metimazol es el más usado. Se usa en dosis de acuerdo al grado de hipertiroidismo y se mantiene en dosis decrecientes hasta por 18 meses o más si fuere necesario. Puede producir un efecto colateral infrecuente, que es agranulocitosis o sea una disminución de los glóbulos blancos que son parte importante de nuestra defensa a infecciones. Otros efectos  son alergias o intolerancia gástrica.

La otra modalidad de tratamiento es con Yodo radiactivo, en el  que se utiliza Yodo-131. Las dosis usuales actuales varían entre 20 y 30 milicurios, (una medida de unidades de radiactividad), que podemos llamar dosis moderada y de pocos efectos secundarios. Se da por vía oral y el paciente debe tener aislamiento relativo en casa por diez días. El yodo radiactivo se concentra en la tiroides y va haciendo lo que se denomina ablación química, que es el desaparecimiento lento de las células que producen la hormona tiroidea. La mayoría de los pacientes que reciben yodo-131 quedan con hipotiroidismo y necesitan luego tratamiento para este.

Es importante tener en cuenta que el yodo-131 esta contraindicado en embarazo y lactancia y en oftalmopatía endocrina severa.

Hoy en día las dos modalidades de tratamiento se usan más o menos 50% y 50%, pero esto puede variar en los diferentes centros.

El paciente siempre debe permanecer en control para saber como evoluciona. Igualmente se recomienda no automedicarse ni suspender el tratamiento por cuenta propia.

Dr. HÉCTOR MARIO RENGIFO C.
ENDOCRINÓLOGO

Twitter @RengifoMD

Podrás encontrar más información sobre el HIPERTIROIDISMO en las entregas periódicas que hace el Dr. Rengifo a través de videos y artículos publicados en este sitio web. Para consultar esas entregas accede al archivo ubicado en la parte inferior de esta página.